Camino a la escuela

Font:Pascal Plisson
Actualitzat el dia: 18/01/2015

Un documental que narra la historia real y extraordinaria de cuatro niños, héroes cotidianos -Jackson, Carlitos, Zahira y Samuel-  que deben enfrentarse diariamente con una multitud de adversidades y peligros para llegar a la escuela. Estos niños viven en cuatro puntos muy distantes de la tierra, pero comparten las mismas ganas de aprender y son conscientes de que sólo la educación les abrirá las puertas a un porvenir mejor.

Camino a la escuela es una película que rebosa optimismo y esperanza en un futuro, donde para Jackson, Carlitos, Zahira y Samuel todo es posible con coraje, predeterminación y esfuerzo.

El origen de la película

“Un día, mientras yo estaba en el Lago Salado de Magadi, (Kenia), por necesidades de una película, vi a cinco jóvenes que llevaban una bolsa extraña en el cinturón”, dice Pascal Plisson, guionista y director de “Camino a la escuela “, además de autor de varios documentales, entre otros “Masai, Guerreros de la lluvia “.

“Cuando les pregunté qué era, uno de ellos se adelantó y con mucho orgullo sacó una flamante pluma, pizarra y una tiza. Jadeante, me dijo que estaba de camino a la escuela. Hacía dos horas que había dejado el pueblo y corría hacia la escuela bajo el sofocante calor”. Este inesperado encuentro fue crucial, y determinó mi deseo de hacer una película de estas excursiones al conocimiento. El acceso a la educación en Francia es fácil, es un tema que ya ni se plantea; así que tuvimos que buscar países donde este problema continuara existiendo, niños para los que el hecho de ir a la la escuela, siguiera siendo una lucha real.

Empezamos a trabajar con Bartolomé Fougère y “Ayuda en Acción”, para recabar el máximo de historias sobre niños que desafiaran mil peligros para proyectar una vida mejor.

Recibimos sesenta relatos a cual más conmovedor. Cuatro de estas narraciones se impusieron, por las emociones que despiertan y los desafíos tan diferentes que deben sortear para acceder a la educación: la distancia, la discapacidad, la discriminación. La producción de la película duró dos años.

Pascal Plisson añade: “Esta película es, sobre todo, un espectáculo, una película documental de aventuras que muestra el valor y la fe de estos niños en el futuro y en su sociedad. Aquellos niños con los que rodamos el documental, son los primeros de su familia en ir a la escuela. Este hecho es para ellos una gran oportunidad. Su viaje no es sólo un verdadero viaje físico, sino también un viaje espiritual, un viaje interior que les permite salir de la etapa de la infancia para convertirse en adultos. Este es el verdadero tema de la película”.

La historia es una aventura humana

La historia de “Camino a la escuela” es también una aventura humana. Para poder “tocar su sueño con los dedos”, cuentan con el apoyo de sus padres que accedieron a que tomaran este camino, mientras en los países donde se desarrolla la película, otros niños se quedan en casa para trabajar o ayudar a sus padres con sus hermanos y hermanas más pequeños.

También pueden contar con sus amigos. Zahira y sus amigas se reúnen para hacer una ruta de montaña peligrosa y se apoyan cuando una de ellas está cansada. Carlos y su hermana Micaela se encuentran con compañeros durante el trayecto y terminan juntos el camino a través de las inmensas llanuras de Argentina. Reunirse es apoyarse, darse ánimos, y también protegerse.

Este camino es también un viaje a través del hecho de cómo los niños aprenden a ser solidarios, a cuidar los unos de los otros, en suma a crecer. Y finalmente, si sus vidas no son parecidas, sus esperanzas son similares.

Y si lo analizamos, surge la pregunta: ¿Son en realidad sus anhelos diferentes de los nuestros?.

La escuela es una oportunidad

Sin embargo, ninguno de estos niños se desalienta en ningún momento. Zahira realiza todos los lunes un largo viaje de cuatro horas por los senderos escarpados de las montañas del Atlas, que en invierno están cubiertas de nieve. Los hermanos menores de Samuel demuestran también su valentía para salvar los obstáculos que inesperadamente se interponen en su ruta, (camiones, calzadas inundadas,…). Para estos niños, el camino tiene un precio, el del esfuerzo que deben hacer cada día para conseguir su sueño. Zahira quiere ser médica, como Samuel.

Y ambos saben que esto es imposible sin la educación. Jackson, gracias al trabajo realizado por su dedicación y tesón, fue capaz de obtener una beca que le permitió proseguir sus estudios y quizás algún día convertirse en piloto de líneas aéreas, tal como él sueña. Para estos niños, la escuela no es una tarea, es una oportunidad, un regalo muy valioso. Para ellos, acceder a la educación significa poder obtener más tarde un trabajo que les permitirá ocuparse de su familia, curar, ayudar a los demás, comprender el mundo, participar en la vida de su país.

Et pot interessar:

. 25 de los caminos para llegar a la escuela más peligrosos e inusuales del mundo

. Philippe Meirieu: “La escuela ya no se ve como una institución capaz de reencarcarnar el bien común 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Hemeroteca