En defensa de la filosofia

Maite Gutiérrez
Actualitzat el dia: 25/10/2015

Ensenyament estudia mantenerla pese a que la Lomce la relega y sólo se dará en 1.º de bachillerato | Los docentes han recogido ya más de 20.000 firmas, que llevarán al ministro de Educación | Esta materia enseña a razonar, argumentar o persuadir; es el pilar del conocimiento humana.

Los profesores de filosofía se han vuelto a movilizar esta semana para salvar esta asignatura del destierro al que la condena la Lomce. La Red Española de Filosofía (REF), que agrupa docentes de secundaria y universidad, centros de investigación y facultades, ha iniciado una recogida de firmas para pedir al Ministerio de Educación que, como mínimo, mantenga la materia de historia de la filosofía en 2.º de bachillerato. Este jueves ya llevaban más de 20.000 adhesiones.

En paralelo, tratan de influir en las comunidades autónomas para que programen la asignatura el curso que viene, cuando se aplicarán los cambios que prevé la ley Wert en todas las etapas educativas. “Estamos en conversación con todas las consejerías de Educación. No vamos a tirar la toalla, porque esta enseñanza es esencial para la formación de las personas, para que desarrollen competencias y capacidad crítica; la filosofía es útil para la sociedad”, defiende convencida Esperanza Rodríguez, miembro de la REF y una de las impulsoras de la campaña. Están ante su última oportunidad de rescate.

La filosofía es una de las gran damnificadas por la Lomce. Este curso la ley se ha implantado en toda la primaria y los cursos impares de ESO y bachillerato. El que viene, llegará al resto. Será entonces cuando más se notarán las novedades. En 4.º de ESO desaparecerá la asignatura obligatoria de ética, que será sustituida por una optativa de filosofía, y educación para la ciudadanía terminará de extinguirse. Esto significa que un alumno podrá acabar la educación obligatoria sin haber estudiado nunca un concepto filosófico o ético. Sin saber quién fue Platón o Aristóteles. “¿Qué es mejor que hagamos? ¿Cualquier conducta es válida? ¿Está bien que todos actuemos de la misma forma? ¿Es lícito mentir en alguna ocasión? Saldrán de la ESO sin reflexionar sobre todas estas cuestiones”, lamenta Rodríguez.

En bachillerato, la filosofía de 1º se mantiene y pasa de dos a tres horas semanales. El temario sí cambia e incluso incluye un apartado sobre cómo desarrollar empresas. Esto ya se está aplicando en los institutos. Y en 2.º, historia de la filosofía dejará de ser una materia obligatoria para todos los estudiantes. A partir del curso 2016-2017 se convertirá en una optativa que sólo tendrán posibilidad de escoger los matriculados en el bachillerato de Ciencias Sociales o Humanístico. Y deberán elegir entre cinco materias opcionales. La competencia es alta. En resumen, una persona que estudie hasta los 18 años sólo tendrá filosofía de forma obligatoria un curso cuando ahora son tres. Eso si no hace FP, porque entonces no verá nada de nada.

El-artista-frances-Jacques-Lou_54438310148_51351706917_600_226

La situación ha causado una gran preocupación entre el profesorado, que observa cómo los conocimientos humanísticos quedan relegados en las aulas. Una tendencia que viene de atrás y que se agudiza. Porque lo que se lleva ahora es la emprendeduría, una habilidad o asignatura que aparece continuamente en la Lomce. “Si no actuamos ya, resultará realmente difícil recuperar estos conocimientos, no permitiremos que se crucen determinadas líneas rojas”, afirma Rodríguez. Los profesores no se dan por vencidos y cuentan con el apoyo de intelectuales de peso. El filósofo Emilio Lledó defendió con fuerza la necesidad de mantener la asignatura durante una comparecencia este miércoles en Oviedo, donde hoy recibirá el premio Princesa de Asturias de Comunicación. “Dejar de lado la filosofía supone un error garrafal, porque este saber ha sido siempre la conciencia crítica en el seno de cada época”, señaló Lledó.

El Ministerio de Educación no piensa, sin embargo, mover ficha. “La Lomce está aprobada y sigue su curso, no se prevé ninguna modificación”, insistieron ayer fuentes del departamento que lidera Íñigo Méndez de Vigo. La única oportunidad para salvar mínimamente la filosofía reside en las comunidades autónomas. Podrían mantener la asignatura de 2.º de bachillerato en el espacio que les reserva la ley para asignaturas propias. “Cantabria y Baleares se han mostrado dispuestas a hablar de ello”, afirma Rodríguez. En Catalunya, el catedrático de Filosofía Ramon Moix ha llevado las conversaciones con Ense­nyament para intentar proteger esta materia del efecto Lomce. Desde el Departament aseguran que “se está trabajando para conservar historia de la filosofía como asignatura obligatoria”, pero la medida sigue en fase de estudio. Cuando la decisión esté tomada se informará a los institutos.

¿Qué ha ocurrido para llegar a este punto? Cuando comenzó la tramitación de la Lomce los responsables del ministerio aseguraron a la REF que la filosofía ganaría peso. “Incluso pensamos que en la reválida de bachillerato los alumnos deberían hacer una disertación, como en Francia o el Reino Unido”, recuerda Esperanza Rodríguez. Pero luego todo fue desmoronándose. “De verdad que no lo entendemos, al final acabas pensando que todo se debe a cuestiones ideológicas”, añade esta profesora de secundaria.

La filósofa Marina Garcés apunta en la misma dirección: “El paso de rebajar todavía más la presencia de la filosofía en las escuelas forma parte de la degradación de la educación en su conjunto. Hemos de ver el problema en su verdadera dimensión y no focalizarlo sólo en una asignatura. ¿Qué queremos que pase en las escuelas?”. La marginación de este saber viene a ser un síntoma de algo más profundo, advierte también el filósofo Manuel Cruz. “Padecemos adanismo, como decía Gasset. Pensamos que vivimos una nueva época, abandonamos lo viejo porque creemos que carece de interés y entramos en una obsolescencia precipitada de prácticamente todo, de los saberes clásicos también, y eso nos impide conocer el pasado, lo que otros hicieron o pensaron”, explica. En la historia de la filosofía se recogen siglos de reflexión humana, ¿podemos renunciar a ello? “No, y no por corporativismo o romanticismo, sino porque son saberes útiles. Una persona que ignora el mundo no puede estar preparada para vivir en él; cómo va a crear una industria editorial alguien que no valora un texto escrito, cómo va a ser competente alguien que no sabe argumentar, que no sabe escribir, razonar ni persuadir. Todo esto lo enseña la filosofía”, defiende Cruz.

El discurso de la “inutilidad” de las humanidades ha calado en la sociedad –¿cuántos padres se preocupan cuando sus hijos les dicen que quieren estudiar Historia, Filosofía o Humanidades?–. “Una grave equivocación”, afirma Norbert Bilbeny, exdecano de la facultad de Filosofía de la UB. “Todos deberíamos defender la ética y la filosofía como las mejores de las competencias, porque saber pensar y saber convivir son las principales de ellas, todas las demás son instrumentales”. Los profesores tienen claro que no piensan dejar morir la filosofía. Los alumnos no se merecen que esto ocurra.

546096_386868064669362_1868696982_n

Et pot interessar:

One Response to “En defensa de la filosofia”

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Hemeroteca